Bienvenidos a nuestro blog de Septiembre – Octubre

China acaba de celebrar tres grandes fiestas en los últimos días:
• Los 60 años de la revolución comunista
• El Festival de Medio Otoño
• Confucio: su 2560 aniversario.

China celebra 60 años de la revolución comunista

China organizó este el pasado 1 de Octubre el mayor desfile militar de su historia para celebrar el 60 aniversario de la proclamación de la República Popular China, el 1 de octubre de 1949, por Mao Zedong; reivindicar su posición en el mundo como nueva potencia y mostrar su confianza en sí misma. Todo ello, en medio del fervor nacionalista y patriótico; 60 es un número de buen auspicio en China.
No fue una fiesta para el ciudadano normal, a quien se impidió el acceso. Las autoridades dijeron a la gente que viera la exhibición militar en la televisión. Una gran parte del centro de Pekín, incluidos hoteles, oficinas, centros comerciales y líneas de metro, fue sellada, y los vuelos comerciales fueron suspendidos durante el desfile, que duró dos horas y media.

Fastuosa exhibición del más moderno armamento militar y un masivo espectáculo de 180.000 personas.

Hace 30 años, cuando se lanzaron las reformas, China contaba con 890 mil kilómetros de carreteras, mientras hoy cuenta con 3.5 millones, el PIB era por entonces el 15 del mundo, mientras hoy se apresta a superar a Japón como el segundo mayor del planeta.

Este progreso económico jamás igualado en tamaño y celeridad en la historia ha creado una clase media de 400 millones de personas y ha sacado de la pobreza a entre 300 y 400 millones de chinos.

Mientras tanto los que se atreven a expresar sus ideas críticas creen que los intelectuales deben ser la columna vertebral de la sociedad. Y en cuanto a un progreso real de China éstos ponen su esperanza en el pueblo.

Durante la década pasada, varias fuerzas no gubernamentales han impulsado activamente la sociedad china hacia el futuro, incluidos los doscientos o trescientos millones de usuarios de Internet.

Uno de estos intelectuales comentó que estaba sorprendido por el poder de Internet que permite a los ciudadanos expresar sus opiniones y contar sus historias como nunca antes. "Incluso ha obligado a las autoridades a tomar decisiones contrarias a sus políticas anteriores. Esto era simplemente inconcebible en el pasado".

China celebra su Festival de Medio Otoño

Los chinos celebraron el pasado 3 de octubre el Festival del Medio Otoño, una de las fiestas más importantes de China.

Durante el Festival del Medio Otoño, también conocido como Fiesta de la Luna, los chinos comen los 'pasteles de luna' o 'yueping', dulces rellenos de huevos, dátiles o frutos secos, con los que celebran el decimoquinto día del octavo mes lunar, en el que la luna brilla con más intensidad.
Esta tradición china de hace más de 4.000 años, que representa la reunión familiar, la felicidad y la satisfacción completa, se ve afectada este año por las nuevas tiendas virtuales, donde las ventas han aumentado hasta el triple respecto al año pasado.

Para esta celebración en cada región china hay tradiciones diferentes que incluyen quemar incienso, plantar árboles o hacer danzas con dragones de fuego, pero lo que no cambia es la unión familiar que representa la luna llena.

Mientras que el origen de la fiesta no está del todo claro, su día de celebración en el calendario lunar es fijo, el decimoquinto día del octavo mes, aunque en el occidental se celebra en una fecha distinta comprendida entre mediados de septiembre y mediados de octubre.

Además, este año coincide con la 'Semana Dorada' del 1 al 8 de octubre, en la que los chinos disfrutan de vacaciones con motivo de la celebración del Día Nacional de China y que este año conmemora también el 60 aniversario de la proclamación de la República Popular con un gran desfile militar por las calles de Pekín.

Los pasteles de luna son un bocadillo indispensable para la ocasión. Por su forma redonda, simbolizan la unidad familiar y la perfección. Durante el festival se suele comer estos pasteles acompañados por una taza de buen té y pomelos.

Desde tiempos remotos, los chinos celebran tres importantes fiestas en base al calendario lunar: el Año Nuevo chino, el Festival de los Botes Dragón y el Festival de Medio Otoño. Este último se diferencia de los otros dos por su estilo más apacible y suave de celebración. Las festividades del Año Nuevo lunar y las regatas de botes dragón son eventos acompañados por grandes despliegues de triquitraques, gongs, platillos y mucha algarabía. También son celebraciones esencialmente diurnas.

En contraste, el Festival de Medio Otoño es una celebración más tranquila, elegante y esencialmente nocturna. Por lo general, no se hacen grandes alardes ni tampoco muchos despliegues sonoros. Más bien, es una especie de celebración familiar, íntima y de naturaleza delicada.

El festival, que cae en el decimoquinto día del octavo mes del calendario lunar, es una especie de acción de gracias, admiración de los hermosos dones de la naturaleza y reflexión al acercarse el final de la ardua jornada anual en el campo.

Las noches de otoño son más placenteras y para los chinos, la luna luce más grande y redonda en esta época del año. Por esa razón, el Festival de Medio Otoño es una celebración primordialmente relacionada con la luna.

China celebra el 2.560 aniversario de Confucio

China recordó el 27 de Septiembre el 2.560 aniversario del nacimiento de su mayor filósofo, Confucio.

Se cree que Confucio vivió del 551 al 479 a.C., aunque sus famosos aforismos fueron registrados por sus discípulos años más tarde. El confucianismo dominó la ideología china durante los siguientes 2.000 años tras su muerte.

Misioneros en acción

Compartimos la carta de un seminarista chino. Este joven participó en unos cursos que dictó nuestro compañero el P. Peter Chao, CMF en el seminario de Beijing. En sus vacaciones pone en práctica lo enseñado y le escribe al P. Peter:





Querido P. Peter,

Muchas gracias por haber estado en nuestro seminario de Beijing dándonos clases que fueron muy interesantes.

Durante los meses de verano llevé los libros y los CDs que usted me dio para repartirlos entre los cristianos – un excelente material de formación cristiana: ¡Oramos por usted y damos gracias a Dios por su vida!

Durante dos meses estuve dando clases de catecismo. La mayoría de la gente de las aldeas son muy pobres; algunos caminaron 6 horas para atender esas charlas. Algunos de ellos hace años que no ven un sacerdote. Aunque están bautizados, la formación cristiana de esta gente es muy pobre. No conocen su fe y les cuesta conectar vida y fe.

Voy a regresar en las próximas vacaciones de invierno. Para entonces coincidirá con las fiestas del Año Nuevo Chino y muchos vendrán a sus aldeas de las ciudades donde trabajan y entonces les podré enseñar y compartir nuestra fe. Les enseñaré a conocer y a amar a Jesús y cómo vivir en la presencia de Dios.

Le estoy enviando algunas fotos de estos encuentros. Recuérdenos y oremos unos por otros.


___________________________

De arriba – Izquierda a derecha:

1. Juntos para una clase de catecismo
2. En Shangou – algunos que aparecen en la foto
caminaron 6 horas para llegar a las charlas

3. Otro grupo. Esta vez nos reunimos en la casa de un cristiano
4. El seminarista de nuestra historia: Chen Xianjin,
enseñando los Sacramentos


5. Niños: hermosos y felices…
6. Otra charla. No hay bancos. Los niños son todos muy pobres.


7. Un momento durante la oración de "Taize"
8. Dando una clase de Biblia en casa de un cristiano


9. Gente muy mayor y enferma escuchando una homilía…
En este lugar, ¡hay “Iglesia” pero no hay “templo!”

La Iglesia En China – algunos datos estadísticos:

  • La Iglesia en China es un misterio. El férreo control que las autoridades ejercen sobre la información no permite tener una idea exacta de cómo van las cosas en el estado más poblado del planeta.
  • Existen, sin embargo, canales y medios por los cuales recibimos noticias sobre la situación de los católicos en China. La situación se presenta compleja y con numerosos retos. Los datos no son exactos, porque muchos católicos viven en clandestinidad. Vamos a presentarlos ahora brevemente.
  • El número de católicos se situaría alrededor de los 12 millones.
  • Entre los católicos, se calcula que un 60 % pertenece a la “Iglesia oficial”, controlada por la Asociación Patriótica de los Católicos Chinos (dependiente de las autoridades políticas), mientras que un 40 % formarían parte de la Iglesia clandestina.
  • En el país hay 138 diócesis dirigidas por 79 obispos “oficiales”. De ellos, un 90 % ha sido reconocido por el Vaticano y así pueden ejercer en plena comunión con el Papa. Como se ve, muchas diócesis no tienen obispos que las dirijan.
  • El número de obispos clandestinos es incierto, pero se calcula que pueden ser alrededor de 50, o quizá más.
  • Más del 60 % de los obispos ha cumplido los 75 años, y un 50 % de los obispos tienen más de 80 años. Se trata, por lo mismo, de un episcopado con pocas personalidades “jóvenes” y muy marcado por el envejecimiento.
  • Los sacerdotes oficiales son más de 2200. Existen 19 seminarios aprobados por el gobierno, en los que estudian más de 1300 seminaristas. En cuanto a seminaristas que estudian en seminarios no aprobados (clandestinos), se trataría de unos 800.
  • En China habría unas 5200 religiosas, de las cuales alrededor de 2000 serían clandestinas. Existen alrededor de 40 noviciados oficiales y unos 20 noviciados clandestinos.
  • Desde 1980 han sido abiertas más de 5000 iglesias y capillas.
  • La persecución contra la Iglesia clandestina sigue en pie. Algunos estudiosos hablan de unos 18 obispos y 19 sacerdotes en prisión o desaparecidos.
  • Por lo que se refiere a los protestantes, los datos son poco conocidos y pueden variar mucho. Habría unos 60 millones de protestantes, según algunos, mientras que otros hablan de 30 millones.
  • Se calcula que trabajen en China unos 1400 pastores registrados. Existirían unos 7000 lugares de culto registrados, y unos 37000 lugares de culto más o menos “informales”.
  • Por parte de las autoridades chinas, pervive una actitud de desconfianza y de represión hacia algunos grupos evangélicos considerados como sectas clandestinas.
  • El 27 de mayo de 2007, Benedicto XVI publicó una importante carta a los católicos chinos, orientada a buscar un camino de entendimiento y de comunión entre los católicos que, por presiones de diverso tipo, se habían adherido a la Asociación Patriótica, y los católicos que buscaron mantener la fidelidad a Roma en la clandestinidad.

Un prodigio de pianista

video